Técnicas de ilustración: Una práctica para trabajar con rotuladores

En este texto voy a contar una práctica de aula que hemos estado desarrollando en la Escuela de Arte y Superior de Diseño “Casa de los Picos” de Segovia, en la materia “Técnicas de expresión gráfica” del primer curso de las Enseñanzas Artísticas Profesionales en Ilustración. Para contextualizar esta práctica quisiera indicaros algunas cuestiones sobre normativas, sobre didáctica y sobre mi metodología.

Un poco de contexto normativo y metodológico para ponernos en situación

Estos son los objetivos generales del módulo que imparto en las enseñanzas de Ilustración publicados en el DECRETO 31/2013 de 11 de julio (PDF) que son, como mínimo, los que trato de alcanzar en cada una de las prácticas:

  1. Diferenciar los procedimientos y saber utilizar las principales técnicas de expresión gráfica así como sus útiles, herramientas y materiales.
  2. Seleccionar y saber aplicar las técnicas gráficas más adecuadas a las particularidades temáticas, estilísticas y comunicativas del encargo.
  3. Experimentar las posibilidades expresivas de las diferentes técnicas en función de sus preferencias estilísticas y artísticas e incorporarlas al estilo personal.
  4. Analizar y reconocer las técnicas y estilos de ilustradores significativos de diferentes épocas y valorar sus posibilidades de aplicación creativa al propio estilo.
  5. Desarrollar la capacidad de comunicación gráfica, la creatividad y expresividad personales.
  6. Valorar la relevancia de la actualización y formación permanente del ilustrador en la competitividad profesional, y la importancia que tiene en el ejercicio profesional la calidad de los utensilios y materiales, su conservación y mantenimiento, y la organización del lugar de trabajo.

Cada unidad didáctica la planteo desde la práctica. Al finalizar dicha práctica busco que el alumno sea capaz de reflexionar sobre dicha práctica, que haga un análisis de lo que ha experimentado y que complete así su aprendizaje. Vamos, que propongo primero la práctica y luego la teoría, si queréis verlo así. En ocasiones lanzo a los alumnos a la práctica sin explicar demasiado con el objetivo de que descubran por sí solos algunos aspectos de los materiales que vemos. No es que no quiera trabajar, de verdad, es que se aprende más y mejor lo que se experimenta que lo que te cuentan. Y esto que os estoy contando tendríais que experimentarlo.

En cuanto a mi metodología docente también he hablado de ella de manera más extensa en otra entrada titulada “¿Cómo me planteo mi profesión? Mi experiencia docente”. Especialmente en este asignatura quiero que los alumnos entiendan que hay que ver el aula como un laboratorio o un local de ensayo en el que hay que probar técnicas, trastear con los materiales, probar los de los compañeros, los del profe… y para quitar tensiones o para que se entienda mejor, para la evaluación no pido entregas ni hago pruebas ni les pido deberes para casa ni nada parecido. Evalúo lo que veo en clase, sus cuadernos de pruebas, sus bocetos, su evolución y lo que ellos me cuentan.

rotulador-alumnos3

Las unidades didácticas anteriores a esta han estado dedicadas a la experimentación con las que se pueden denominar técnicas secas: el lápiz de grafito y el rotulador negro fueron la primera toma de contacto con estas técnicas y de ellas he hablado en este blog en otra entrada titulada “Técnicas de ilustración: el blanco y negro del lápiz, el rotulador y la tinta”. Después trabajamos con los lápices de color y ceras y es ahora cuando abordamos los rotuladores de color. Al finalizar esta unidad didáctica probaremos a combinar todas estas técnicas secas. De hecho, las técnicas mixtas son las más frecuentes en el campo profesional. Nosotros las vemos todas por separado y después las juntamos.

El rotulador como herramienta para el ilustrador

El rotulador es una de las herramientas de artes gráficas más recientes si lo comparamos con la antigüedad que tiene el lápiz o la acuarela, y son muchos los ilustradores profesionales que los emplean en su trabajo, en muchas ocasiones mezclados con otras técnicas como el lápiz de color con el que combina muy bien.

El rotulador o marcador es una herramienta muy rápida y limpia aunque no es precisamente barato. Podemos llegar a obtener resultados gráficos similares a la acuarela, dejando que se vea en el papel las “pinceladas” del rotulador consiguiendo así ilustraciones muy expresivas, o podemos utilizar el rotulador para conseguir colores planos que cubran ciertas áreas.

rotulador-tipos-ejemplos

La práctica que propongo a continuación considero que puede ser interesante para aquellos que se inician en el mundo de los rotuladores. Consiste en diseñar un fragmento de un plano de una localidad y elegir un edificio singular para representarlo “levantándolo” del plano (en perspectiva o una ilustración del alzado de una fachada…). Trabajaremos la técnica del rotulador como medio de obtención de colores planos. Se trabajará el coloreado de zonas delimitadas lo que nos obligará a controlar el rotulador para no “salirnos de la raya” como los niños en el cole.

Tendremos que definir qué colores irán en cada zona y así generaremos una gama de colores concreta. Estudiaremos la combinación de distintos tipos de rotuladores (gruesos, finos, calibrados…) y la posibilidad de superposición de unos colores sobre otros. Todo esto nos obligará a analizar y hacer pruebas para conocer cómo funcionan las transparencias, determinar tiempos de secado y estudiar qué tipos de papeles absorben y/o expanden más o menos tinta (buscaremos los límites), etc, y por último introduciremos algunas técnicas experimentales que romperán la frialdad de los colores planos.

Hay muchos tipos de rotuladores y muchas marcas y nos valen todas. Todos los materiales son buenos, tan sólo hay que conocerlos y saber qué podemos sacar de cada uno de ellos. Habrá rotuladores que funcionen muy bien con un papel pero no con otros, o puede que unos rotuladores permitan cosas que otros no lo dejan, etc, etc, pero en el fondo nos sirven todos.

El aprendizaje en grupo nos ofrece algo que no se obtiene en la formación autodidacta y es que puedes aprender mucho de tus compañeros. Yo, además, tengo la suerte de ir aprendiendo todos los años de mis alumnos. En esta práctica, por ejemplo, he podido probar rotuladores que no conocía como los de la imagen inferior comercializados por una franquicia danesa de regalos (Tiger). Las pocas pruebas que he hecho con ellos me han dado una sensación muy buena. La gama de colores es muy reducida pero son muy económicos y para iniciarnos en esta técnica son perfectos. En la imagen podéis ver un degradado de un verde (07 a la izquierda) a otro (01 a la derecha).

rotulador-tiger-prueba

A nivel profesional la mayoría de ilustradores, en general, se decantan por los COPIC, en sus distintas variantes, los Promarker (ambos al alcohol) o los Tombow (al agua). A cada uno nos gustará uno u otro en función del tipo de puntas que tenga o de la gama de colores. Como profesionales debemos conocerlos.

En el blog de la profesora Helena García, de la Escuela de Arte de Murcia, hay una entrada muy completa sobre rotuladores que recomiendo al cien por cien: “Técnicas. Rotulador. Marcadores” (recomiendo todo el blog).

Para este ejercicio he empleado rotuladores COPIC. La mayoría de los que tengo son COPIC Ciao. Recomiendo, si tenéis muchos rotuladores, que os hagáis con una especie de “pantonera” o guía de colores que os ayudará mucho para elegir colores o para ver cómo combinan unos con otros. Los colores impresos en las tapas de los rotuladores o el color que se ve en las puntas nada tienen que ver con su color real. Lo veréis. Cada rotulador (los profesionales) tiene un código y un nombre comercial que escribiremos junto con el color. También es interesante que esa muestra tenga una parte en la que se aprecie el efecto de una segunda capa (el rotulador es un medio transparente).

rotulador-pantonera

Pasos a seguir para el desarrollo de la práctica

Tanto si estamos bloqueados como si no, siempre es importante buscar inspiración. He recopilado algunos planos y mapas que me encuentro por internet en este tablón de Pinterest.

Lo primero siempre es la documentación. Debemos conseguir planos de la ciudad elegida, a ser posible dos o tres versiones (encontraremos diferencias seguro). También contaremos con los mapas satélite de Google y, mejor todavía, con nuestra propia observación del entorno (dad un paseito). Para el edificio también podemos buscar documentación en internet pero será mucho mejor conseguir fotografías propias con el ángulo y desde el lugar que realmente queramos o a través de apuntes del natural. Después elegiremos un área del mapa, una zona o un barrio, para que no tengamos detalles muy pequeños y dibujaremos las líneas principales que posteriormente utilizaremos, calcando o con otros métodos, para colorear con los rotuladores. Yo he elegido el barrio de las Canonjías que está dentro del recinto amurallado de Segovia, junto al Alcázar y éste será el edificio que no representaré en plano.

rotulador-documentacion-analisis

Debemos estudiar qué zonas vamos a colorear. En este caso por un lado estarán las manzanas o bloques que representan los edificios, las zonas que representan las calles, carreteras o caminos, las zonas verdes (jardines cuidados o zonas boscosas), ríos, lagos, etc, etc. Este fundamental análisis nos dirá cuántos colores vamos a utilizar y será entonces cuando empezaremos a estudiar cómo podemos combinarlos entre sí, cuáles pueden superponerse con otros, descubrir los tiempos de secado (si es que la capa inferior debe estar o no seca cuando se aplique la capa superior…), etc. El papel que he empleado es el Canson Multitécnico de 200 g/m2.

rotulador-pruebas

En esta imagen superior podemos ver algunas pruebas importantes. He elegido el rotulador Cadmium Orange (YRO7) para representar los bloques de casas y ahora tengo que estudiar cómo queda sobre el color que elija para las calles. (Me decanto por el YR02 que es más clarito y me hará un mejor contraste). También tengo de estudiar si debo dejar que se seque la capa inferior o si puedo colorear con el naranja de forma inmediata (veo que tengo que esperar porque si no se mezcla y se pierde definición). También pruebo a perfilar con un rotulador fino (Stabilo 0.4) y veo que no se nota y me ayudará con la ilustración.

En la imágenes de aquí debajo véis que sigo haciendo más pruebas para definir el resto de colores del mapa. Un verde para representar parques y la zona de los valles, el azul para los ríos que puedo superponer al verde sin tener que dejar “reserva”, etc, etc…

rotulador-analisis-colores

Esta primera fase es tal vez la más importante e interesante ya que será la que nos dará las respuestas al qué, al cómo y al por qué de la técnica empleada para nuestra ilustración. Hay que hacer muchas pruebas y bocetos como si se tratara de un ensayo para la ilustración final.

rotulador-pruebas-alcazar

Una vez decidido cómo lo vamos a hacer y haber hecho las pruebas necesarias pasamos a la realización de la ilustración. A partir de aquí ya iremos más rápidos y más seguros. Perfilo primero con el Stabilo naranja y después relleno con el color de las calles. Dejo reservado el hueco para el verde de los jardines. Una vez seco puedo colorear de naranja los bloques de edificios.

rotulador-ejecucion-1

Hay que respetar con mucho cuidado los tiempos de secado que hemos experimentado antes de aplicar las capas que se deban superponer, del mismo modo que una vez que vamos a colorear una zona debemos hacerlo con la rapidez suficiente para que no se seque una zona sin haber terminado de colorear todo el área. Es importante mantener el mismo nivel de humedad en toda la zona para evitar que se noten zonas, empalmes o marcas que rompan el color (a no ser que sea eso lo que queramos, claro).

rotulador-ejecucion-2

Hay que procurar mantener nuestra mesa de trabajo limpia y rodearnos sólo del material con el que vayamos a trabajar para no confundirnos. Debemos trabajar de forma rápida y segura y si en la mesa tenemos materiales que no vamos a usar podemos llegar a confundirnos y coger un rotulador que no corresponde y nos echaría a perder todo el trabajo.

rotulador-detalle-ejecucion

Una vez finalizada esta fase, añado algunos detalles con rotuladores finos, marco algunas líneas con rotulador blanco en los jardines, etc, etc, y la ilustración queda así:

plano-canongias-rotulador-verde

Ahora para rematar un poco la ilustración y romper la frialdad de los colores planos que nos ofrece el rotulador propongo una técnica con la que pretendo enriquecer un poco más la ilustración. Me propongo representar las zonas arboladas de los valles y las zonas ajardinadas mediante la técnica del stamping. A continuación tallo con unas gubias o con un cútter en una goma de borrar la forma de unas copas de árbol. Una vez realizada mancho con rotulador e imprimo en las zonas en las que quiero que haya árboles. Hago tres tamaños de árboles diferentes y empleo dos o tres verdes distintos. Hago pruebas y después trabajo en la ilustración final.

rotulador-stamping2

rotulador-stamping3

Tan sólo queda escanear la ilustración y en un programa de edición como Illustrator escribimos los nombres de las calles o lo que consideremos y ya tenemos terminada la ilustración y la práctica.

plano-del-barrio-de-las-canongias

Conclusión final a la práctica

El resultado final no me agrada al cien por cien pero me da igual. También me da igual si los alumnos consiguen una ilustración final, si la acaban o no. Lo más importante de esta práctica es ese proceso de búsqueda, de análisis, de investigación que es lo que genera el verdadero aprendizaje en el alumno. El resultado final puede ser más o menos interesante pero el proceso anterior siempre lo será, de ahí que a los alumnos no les pida entregas, porque no me importa que hagan una ilustración final. Considero que es más importante el camino que la meta. Lo principal aquí es dar autonomía al alumno a que llegue por si mismo a sus propias conclusiones, no a las mías.

Dice Noam Chomsky (y lo afirman de forma parecida muchos otros autores) que “la educación debe estar dirigida a ayudar a los estudiantes a que lleguen a un punto en que aprendan por sí mismos, porque eso es lo que van a hacer durante la vida, no sólo absorber información dada por alguien y repetirla”. Es así como lo veo yo también.

A lo largo de las sesiones que hemos empleado en esta práctica, he ido subiendo algunas de estas imágenes a Instagram y han sido muchos los ilustradores que me han ido haciendo comentarios sobre sus preferencias de rotuladores, marcas que no conocía, técnicas, etc. El uso de las redes sociales permite esto, que nuestras prácticas salgan del aula y que entren en ella los profesionales que hacen comentarios y que aportan y enriquecen nuestro aprendizaje. Muchas gracias a todos los que me ayudáis con la clase desde Instagram, Twitter o Facebook. Acceded a estos comentarios buscando en Instagram el hashtag #planoconrotu o haciendo ahora clic en él.

Muchas gracias a quienes os habéis tomado la molestia de leer hasta aquí. Por favor, aportad lo que consideréis en los comentarios, aconsejadme materiales, técnicas, ideas, propuestas didácticas, o aquello que queráis. Gracias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s