Didáctica de la tipografía (I): Aprendizaje de la caligrafía

Lo que cuento a continuación no es más que una propuesta didáctica personal que, como profesor, llevo tiempo utilizando dentro del módulo de “Fundamentos de Diseño Gráfico”, del Ciclo Formativo de Grado Superior en Ilustración.

La tipografía es, sin duda, la parte más importante de este módulo o asignatura aunque debemos tener siempre presente que estamos dentro de un ciclo formativo que busca que los alumnos obtengan una formación básica como ilustradores y no como diseñadores gráficos.

Siempre que me he ocupado de módulos o asignaturas sobre diseño gráfico o tipografía, he comenzado con una o varias unidades didácticas dedicadas a la Caligrafía. A través de la práctica de la Caligrafía busco varios objetivos: de cara al posterior aprendizaje de conceptos básicos de tipografía, pretendo que los alumnos conozcan de primera mano por qué las letras son como son, cosa que no pueden saber mejor que dibujándolas, y que manejen terminología específica y profesional; esta práctica también busca el conocimiento por parte del alumno de la evolución de la escritura, y del contexto histórico y cultural en el que se enmarca la tipografía, y por último busco que demuestren cierta habilidad instrumental con las herramientas habituales de su profesión (lápices y rotuladores, reglas, papeles…) así como crear hábitos de organización, orden, limpieza, etc…

Las enseñanzas de Artes Plásticas y Diseño son estudios que requieren de un gran desembolso económico por parte de los alumnos. El material gráfico no es barato y como el objetivo no es más que el aprendizaje y no el mero resultado final, usaremos dos lápices unidos con cinta adhesiva o gomas elásticas, de manera que conseguimos así fácilmente una herramienta que nos permitirá dibujar trazos anchos simulando el trazo de las cañas o plumas caligráficas. Necesitaremos también papel, goma de borrar, sacapuntas y una escuadra y cartabón para trazar unas líneas paralelas a modo de pauta.

Usaremos el modelo que Claude Mediavilla (1947) propone en su libro “Caligrafía. Del signo caligráfico a la pintura abstracta” (editado en 2005 en España por Campgràfic). En el siguiente vídeo muestro cómo construir nuestra personal “pluma caligráfica”, así como la técnica utilizada para escribir este modelo de Uncial:

Adelanto que lo más complicado es hacerse con los lápices dobles y procurar que la inclinación sea la adecuada, porque el secreto de la forma de algunos trazos depende exclusivamente de esa inclinación. En el vídeo también debemos fijarnos en lo que se conoce como el “ductus” de la letra, un concepto que hace referencia a la dirección de cada trazo y el número de trazos que se necesita para escribir cada letra. Por ejemplo, una letra como la “C” no se hace de un único trazo, sino que se hace de dos trazos, esto es debido a que con la pluma no se debe escribir de abajo a arriba, sino siempre de arriba a abajo y de izquierda a derecha. El resto no es más que práctica.

Propongo a continuación algunas ideas para no quedarnos sólo aquí, por ejemplo, podemos, una vez escrito una frase, una palabra… escanear el texto para vectorizarlo con un software de edición como Adobe Illustrator, donde podremos corregir, modificar, aplicar colores, utilizarlo para incorporarlo en un diseño, etc…

Podemos también utilizar otro tipo de herramientas más grandes para dibujar letras capitulares y decorarlas posteriormente con dibujos. Para ello podemos juntar tres o cuatro lápices… Por ejemplo, dibujar una capitular quedará mejor cuando empecemos a dibujar letras góticas. Después de caligrafiar un texto con la letra Uncial, nos atreveremos con alguna letra medieval como la Gótica de Textura (S.XIV), y si nos da tiempo, dibujaremos una letra Cancilleresca (Renacimiento italiano). Lo que busco con esto también es ir ampliando el grado de dificultad, lo que hará que aumente también el grado de satisfacción por los resultados obtenidos y se amplien las posibilidades… y que sean los propios alumnos los que descubran esas posibilidades.

El pedagogo brasileño Paulo Freire (1921-1977), en su obra “Pedagogía de la autonomía” (1996), decía que enseñar no consiste en transferir conocimiento. No se trata de que el docente traslade todo lo que sabe hacia los alumnos como si estos fuesen páginas en blanco, sino que el docente debe ser un facilitador, un mediador que haga que los alumnos propongan ideas y construyan su propio aprendizaje. En un aula, los protagonistas son ellos, no el profesor. Aquí, en esta humilde propuesta didáctica que he presentado yo les facilito la técnica, la bibliografía… y sobre todo, las posibilidades, y ellos, a partir de ahí y de su propia creatividad, me enseñan a mí.


Bibliografía:

Frutiger, A. (1981). Signos, símbolos, marcas, señales. México [etc.]: Gustavo Gili.
Frutiger, A. (2002). En torno a la tipografía. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.
Jean, G. (1998). La escritura, memoria de la humanidad. Barcelona [etc.]: Grupo zeta.
Mediavilla, C. (2005). Caligrafía : del signo caligráfico a la pintura abstracta. València: Campgràfic.
Meggs, P. B. (2000). Historia del diseño gráfico. México: McGraw Hill.

Anuncios

8 Respuestas a “Didáctica de la tipografía (I): Aprendizaje de la caligrafía

  1. Pingback: Didáctica de la tipografía (I): Aprendizaje de la caligrafía | Ilustración y Diseño Gráfico | Scoop.it·

    • Es un alfabeto histórico y en aquel momento no había “J” (de hecho, en italiano tampoco se usa salvo para términos extranjeros)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s